jueves, 5 de agosto de 2010
Este año 2010 hemos acabado el fin de temporada coronando la cima más alta de la península.

Aunque su altura no es excepcional, el Mulhacén es el pico más alto de Europa fuera del Cáucaso y los Alpes (las Islas Canarias y Groenlandia, con picos más altos, pertenecen políticamente a Europa, pero geográficamente son parte de África y Norteamérica, respectivamente). Es también el tercer pico más prominente de Europa Occidental (continental), después del Mont Blanc y el Monte Etna y ocupa el puesto 64 en la clasificación mundial de prominencia.[2] El pico no es espectacular en términos de accesibilidad o relieve. El lado sur de la montaña es suave,[3] y no presenta retos técnicos, al igual que en el caso de lado oeste. El lado norte, de acceso más corto, es ligeramente más abrupto. (Fuente Wikipedia)

Todo comienza dejando el coche a una orilla del camino que lleva desde Capileira hasta la barrera de la Hoya del Portillo. Solo un coche había en el lugar y si, por lo menos vimos varios coches que seguían hacia arriba. Nos cambiamos de ropa y en unos 20 minutos escasos comenzaría nuestra andadura hacia el refugio de Poqueira que era nuestro destino el primer día siendo el trayecto de unos 8,6 km.

La senda transcurría justo al lado de la acequia donde el desnivel era apenas acusable y podría decirse que más bien era llano, pero con la fuerza que bajaba el agua por su canal nos hacía indicar que a pesar de ser fácil su andadura, íbamos ganando altura poco a poco. A pocos minutos vimos al fondo el refugio donde la primera impresión fue “Eso ya lo tenemos ahí”, pero solo era una especie de espejismo, pues nos quedaban cerca de 3 horas de caminata y un desnivel que a primera vista no era apreciable.
Después de unas 2 horas de caminata paramos a comer algo para continuar luego con pilas cargadas hasta llegar al punto que nos obligaría a girar y cruzar la acequia y donde empezaría un corto camino de unos 1,27 km para salvar el desnivel de unos 297 mts hacia el Refugio.
Una vez terminada la fuerte subida ya estábamos encima del refugio donde nos recibieron dos perros, uno de ellos un San Bernardo que ladraban avisando a los guardas de que había gente llegando.

Después de registrarnos nos dimos una merecida ducha de agua fría (la calentita se tenía que pagar, como en todo refugio claro está) y bajamos a tomarnos un refresco y matar las horas hasta la cena jugando al dominó.
Llegó la cena, a base de sopa, ensalada y magret de cerdo y a dormir que al día siguiente había mucha tela que cortar.

Nos levantamos a las 6’30 y menos mal que Juan estaba al tanto pues me quede frito y no oí el despertador, nos calzamos y nos pusimos la segunda capa, pues a esas horas rascaba algo de fresco y nos despedimos de Alejandro un chico de Getafe que sería el que nos hizo la foto de salida y nos enfilamos justo por detrás del refugio monte arriba.

La distancia a recorrer era en total de 20 km en 11 horas y media.
Monte arriba lo que se dice monte arriba, y así así hasta unas 3 horas y pico parando a descansar cada 15 minutos más o menos pues la altura hacia mella en nuestros cuerpos y no era cosa de echar ninguna carrera sino de llegar arriba y luego regresar.
Casi coronando vimos una cornamenta impresionante de un par de cabras que estaban arriba y gran alegría cuando llegamos al Mulhacen II y hacer nuestro primer objetivo.
Fotos de rigor y alegría más cuando tan solo nos diferenciaba un kilómetro de distancia el objetivo final eso si con desnivel y altura.

Y por fin a pocos metros de llegar a la cumbre, las piernas y el corazón se aceleraban y sentimientos de rabia e impotencia explotaban dejando dos años atrás donde “Nos comimos el pastel pero no la guinda, como diría Iñaki Ochoa”.

Pero ...“Este año, pastel y guinda”.

El resto ya no importa tan solo decir que fueron 11 horas 30 minutos con cuerpos reventados pero que no se olvidaran nunca.



4 comentarios:

Anónimo dijo...

Enhorabuena Ferni y compañía por el reto conseguido, debe ser una experiencia inolvidable. Por cierto, me encantan tus pantalones, tienes estilo hasta en la montaña.
Un abrazo.
Joaquín.

Anónimo dijo...

Mi más sincera enhorabuena, he disfrutado de vuestra compañía, y nada más a por el GR88
JJJ

Anónimo dijo...

Espectacular. Nada más. Los senderistas de la Vall están llegando ya muy lejos. La próxima
el Himalaya. Parlanchin Javier.

Joaquín dijo...

Por favor me pudes indicar que tipo de programa para retocar las fotos utilizas.
Durante un tiempo he utilizado uno de weberphoto pero no estoy contento,me han hablado de onexitphoto y los comentarios son magnificos.

Me alegro de verte en tu facebook,da recuerdos a los amigos.

da recuerdos a la familia y un fuerte abrazo.

UN AMIGO.

About Me