sábado, 17 de abril de 2010
Hoy bado nos hemos decidido hacer una ruta que aconsejamos por lo vistosa que es a todos los senderistas incluso con la familia pues no es nada pesada.
Hemos llegado sobre las 7:45 a Calles y el cielo estaba muy encapotado y sobre nosotros una ligera llovizna que nos ha obligado a sacar las capuchas para resguardarnos de ella. Error numero uno ha sido el no llevar baterías de reserva para el GPS y a tan solo 20 minutos de inicio de la ruta el GPS nos abandona a nuestra suerte. Valga la redundancia, la suerte estaba de nuestro lado y el camino esta perfectamente señalizado. Otra de las cosas es que llevaba la horma de mi zapato, porque nos habiamos juntado el hambre y las ganas de comer. Entre lanzado que soy y Juan, que me empuja ha hecho posible que hoy terminasemos, aunque empapados la ruta.
Al llegar al primer cruce nos desviamos a la derecha con ligera/media ascendencia llegamos a Torre Castro, donde aquí tenemos algo de confusion pues hay varias señales amarillas que hacen que elijas entre una senda u otra. Pero la referencia de la oquedad alivia nuestra incertidumbre y acertamos. Pasamos por dentro de la cueva y seguimos el sendero que nos lleva por medio de un barranco hacia abajo para empalmar con el primer mirador de la senda LA CORTADA. Aqui es donde tomamos mas referencia y seguimos otra vez hacia arriba hasta llegar a una de las obras de ingeniería que existen del pasado. Para haceros una idea los que no la hayáis hecho y si la de Bocairent, pues la de Bocairent es como una zanja pequeña al lado de esta. La de horas que y dedos chafados que habrán sufrido los picapedreros.
Siguiendo, pues no hay alternativa, por dentro de la senda es cuando empieza nuestro calvario y gracias al Gore Tex de nuestras zapatillas hemos evitado mojarnos los pies, de la cantidad de agua que hay en la zona de cuevas, llegando al palmo de agua en algunos tramos. Una vez cruzado toda la galería llegamos hasta el acueducto, momento en el que retrocedemos otra vez hacia la galería para el almuerzo y resguardarnos de la lluvia que caía en ese momento.
Aquí nos tomamos el merecido premio y continuamos hasta llegar al otro lado de la ruta que es para los que deciden salir de Chelva. El camino esta bien señalizado en cuanto a postes pero no en cuanto a piedras o arbustos y hace que a media rambla y empeorando el tiempo nos volvamos hacia atrás y regresar otra vez por la galería. Bajamos por la senda bien conservada y con barandillas de madera que lo hace ameno y vistoso con el entorno.
Y después de 4 horas llegamos otra vez al coche donde nos espera ropa seca y de vuelta para casa.






video

0 comentarios:

About Me